contador

martes, 28 de febrero de 2017

Lo perjudicial de las creencias

Lo perjudicial de las creencias

La Nueva constitución de la Ciudad de México le da derecho de los animales y no le da derecho a los seres humanos en el vientre de su mamá.[Juan José/Juanjo]
Guadalajara tiende a ser una Ciudad cosmopolita, como Nueva York, San Francisco o la Ciudad de México. Su problema es la existencia de personajes como Juan José, estechitos, provincianitos y llenos de supercherías rebasadas por la ciencia.

La horizontalidad del diálogo entre los habitantes de la perla Tapatía y los capitalinos, debe partir de una cultura básica en ciencia y también en conocimientos. También de una profunda cultura de defensa de los derechos de la mujer y sus propios derechos humanos.

No señor Juan José detener el embarazo antes de de la formación de un feto, antes de los 16 meses, cuando la ley lo prevea a los 12 meses no es acabar con el "...derecho de los seres humanos en el vientre de la Mamá". Sencillamente porque a los 12 meses tenemos un embrión sin un cerebro activado y sin un sistema nervioso central activo. Nadie con el más mínimo conocimiento científico de la biología humana puede afirmar la barbaridad que usted dice.

La finalidad de querer sustentarse en la superchería de la vida desde la concepción, es decir pretender que existe vida humana desde la fecundación del óvulo, es tratar de que las madres que no quieren serlo se vean obligadas por fuerza de supercherías medievales propias de una Iglesia que se opone a tratar adecuadamente un problema de salud pública y use al Estado para penalizar y reprimir tales derechos. 

Como ya no puede controlar a las mujeres, la Iglesia quiere usar al Estado como instrumento de represión y contención de los derechos femeninos. La Constitución de la Ciudad de México al rechazar las concepciones religiosas y al darle los derechos de decisión a la mujer sobre su cuerpo, se coloca entre las más avanzadas del mundo. No se obliga a la mujer religiosa con tales concepciones a abortar, pero tampoco obliga a la mujer que lo decida, a hacerlo.

Así mismo la defensa contra el maltrato a los animales, es sin duda un adelanto de la humanización, evitando la crueldad y el abandono hacia los mismos, lo cuál es por cierto también un problema ético y de salud.

Cuando Guadalajara tenga una legislación como la de la Ciudad de México se colocará a la altura de las principales ciudades del mundo. Ojalá eso suceda, los Tapatíos merecen avanzar al progreso, tienen todo para hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario