contador

sábado, 29 de octubre de 2016

Juanjo y el administrador de Tapatíos.com los mochos y unos cuates.

Juanjo y el administrador de Tapatíos.com los mochos y unos cuates. 

Religión y anacronismo tipo folletos EVC

Un personaje llamado Juanjo, que ahora sabemos es protegido del Administrador se presenta con múltiples nicks. Su propósito es propagandizar el catolicismo como una ideología, lo paradójico es que es un mal propagandista y todo mundo lo rechaza, porque es un tipo demasiado cuadrado.
Los positivistas adoran a la cincia, a los científicos y a la tecnología. Creen que, mientras más tecnología hay en sus vidas, más valen ellos.
El uso del término positivismo tiene connotaciones religiosas aquí, intenta combatir el "cientificismo" desde la perspectiva católica conservadora. Como si la ciencia, la tecnología fuesen opuestas a la cultura y la vida y como si las nociones moralistas católicas fuesen las únicas nociones verdaderas para el mundo de la vida.
La tecnología es un medio que nació con la praxis de los hombres, son soluciones a los problemas no sólo de su vida cotidiana, sino de la historia de la humanidad. Sin la tecnología, Juanjo no podría estar comunicándo sus ideas por internet, sin el desarrollo científico es probable que no hubiese superado las enfermedades, infecciones o epidemias. Mientras más tecnología haya, su probabilidad de vida mejora y por lo tanto la calidad también.
 
No es lo mismo ser positivo que ser positivista. Lo primero es ver el lado bueno de las cosas.
Un positivista le da más importancia a la tecnología que a las personas.
Juanjo no es positivo, es más bien negativo. Todo en el mundo lo quiere resolver con moral religiosa, la Biblia o los preceptos del canón católico. Su visión es reducida pero también errónea. Juanjo rechaza no sólo la tecnología que nos han dado las ciencias exáctas, también rechaza los avances de las ciencias sociales y las humanidades. Los foristas de Tapatíos.com tienen que soportar sus largas letanías hablando de moralismo y riñiendo porque cree tener una moral única.
Es muy probable que esto se una doble moral. Una moral que presente afuera, con perversiones internas por sus represiones internas.
Para un positivista es más importante la tecnología que los valores.
La tecnología es al positivista lo que el dinero al materialista.
Silogismos ramplones, eso es lo que le enseñaron en el seminario. Juanjo es la muestra de que el propio conservadurismo católico perderá adeptos en los próximos años, pues no brinda soluciones reales a los seres humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario