contador

viernes, 23 de septiembre de 2016

Bailemos un poco


Ba

4 comentarios:

  1. Mucho, las estadísticas muestran que las personas que bailan son muy felices.

    ResponderEliminar
  2. Me recordó hace 2tiempo en La Ceiba Honduras, ibamos juntos desde México un señor "Canito" 65 años, chaparrito, como de 1.50 cm, pero bueno para el bacanal, rumbéa muy bien; fuimos con un local a un antro sobre el malecón, con mucho ambiente, el local y yo sacamos a 2 cipotas a bailar, cuando se nos une canito con un garrobón como el del vídeo, alta, de precioso cuerpo, morena del tipo que tenía que sonreír para que la vieran, bailaba que era un gusto verla, le ha puesto una azotada de cuerpo a Canito, le perreó, lo tiró al piso, le siguió bailando en la mesa, lo besaba, etc, lo vi tan feliz que me acerqué y le dije, -Deme su celular, dinero y pasaporte, solo deje lo que quiera que le roben- me contestó -Tranquilo, no quiere robarme, solo quiere que le invite las bebidas- y así toda la noche, hasta que le chica dijo que tenía que ir a otro lugar, le pidió para el taxi y se fue.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena anécdota Juan. En regreso te cuento que antes de regresar de Santiago me invitaron a una fiesta del consulado cubano que organizaron los grupos de apoyo a Cuba. Cuando llegué conocí a una cubana como la del vídeo, me saludaba, es economista. Después de las clases de Salsa, tenía ya las figuras básicas. Mi profe me había dicho que las cubanas y los cubanos se dan la vuelta y no bailan más contigo si ven que no sabes. Así que venía mi graduación, saque a la cubana a bailar y se contoneaba como la del vídeo. Me concentré mucho en los pasos para no equivocarme y al final le dije, que tal ¿aprendí? Y me dijo, mucho chico, solo un pequeño error en el 60 complicado pero que bien que ya bailas. Eso puedo ponerlo como un diploma, lo malo es que naide acá baila como los cubanos y entonces puedo olvidar los pasos

    ResponderEliminar